Lección

Semana 08:

El punto inicial de deseo para la espiritualidad es como un pequeño pez en un mar de tiburones -pero a diferencia del pequeño pez, si hay oportunidad. Después de todo, esta destinado a convertirse en un gran deseo que puede devorar a todos los demás. Depende de nosotros alimentarlo y hacerlo crecer al tamaño del mundo espiritual a la vez que entramos en este. Los Cabalistas proveen los medios para dar a este algo tan pequeñito -el punto en el corazón- la dirección correcta y liberarlo de malos entendidos que puedan trabar su crecimiento. Esta semana aclararemos el mal entendido más grande de todos y clarificaremos la delgada linea que divide a la Cabalá de todos los demás caminos.